En una clínica veterinaria en Tenerife sur puedes resolver algunas dudas acerca de las heridas en las almohadillas de las patas de tu perro. Esta delicada zona puede desgastarse por ser el suelo demasiado duro, pero también pueden sufrir quemaduras por causa del asfalto, que puede ponerse muy caliente en verano.

En una clínica veterinaria en Tenerife sur se diagnostican y tratan muchos casos de este tipo de lesiones, por lo que es mejor evitarlas. Para ello, hay algunos datos que debes tener en cuenta. El suelo puede absorber mucho calor, de manera que, con temperaturas de 25 grados, es posible que el asfalto esté a 50 o 60 grados por haber recibido horas de sol. Estas temperaturas son lo suficientemente altas para causar una quemadura. Antes de decidir caminar con tu perro, toca el asfalto: si no toleras el calor, el perro tampoco lo hará y es preferible que lo pasees por un lugar con hierba.

Otro problema de los días de verano es que los perros no tienen un mecanismo de regulación de la temperatura muy eficiente, ya que solo poseen glándulas sudoríparas en las patas. Por ello, pueden sufrir un peligroso golpe de calor. En este caso, tendrá la piel muy caliente, jadeará, su respiración será ronca y puede vomitar o convulsionar. Los perros de gran tamaño, obesos, viejos o muy jóvenes tienen mayor riesgo, así como los de pelo corto.

Para prevenir este trastorno, evita sacar al perro en las horas del mediodía. Haz paseos cortos por una zona sombreada y dale suficiente agua antes de ir a caminar. Si no queda más remedio que dejarlo en el coche, ponlo a la sombra, abre un poco las ventanillas y no tardes mucho.

En el Centro Veterinario Antares sabemos que el calor puede lesionar o enfermar a tu perro y nos preocupamos por él, en verano y todo el año.